Menu
LA SOLUCIÓN PARA LIBIA

LA SOLUCIÓN PARA LIBIA

The Solution For Libya https://libyaagainstsuperpowermedia.org/2...

ÚLTIMAS VOLUNTADES DE MOAMMAR AL GHADAFI

ÚLTIMAS VOLUNTADES DE MOAMMAR AL GHADAFI

Últimas palabras de Gadafi sobre su muerte Este es mi d...

Memorandum exclusivo sobre Libia

Memorandum exclusivo sobre Libia

Memorandum exclusivo sobre Libia   Planificaciones contra ...

LA TRAGEDIA DE KHALET KHWELDI

LA TRAGEDIA DE KHALET KHWELDI

La Tragedia de Khalet Khweldi Khaled al-Khuwaildi: Sarkozy lla...

EL AMOR DE MADRE

EL AMOR DE MADRE

El amor de madre Antígua historia y moraleja libia Envia...

DECLARACIÓN DE LAS GRANDES TRIBUS LIBIAS: SEPTIEMBRE 2017

DECLARACIÓN DE LAS GRANDES TRIBUS LIBIAS: SEPTIEMBRE 2017

Declaración de las Grandes Tribus Libias: Septiembre 2017 ...

Imbakbka, sopa Libia

Imbakbka, sopa Libia

Imbakbka, sopa típica libia   Es una sopa espesa li...

PALABRAS DEL LÍDER LIBIO EN GHAT

PALABRAS DEL LÍDER LIBIO EN GHAT

Palabras del líder libio en el 2004 en Ghat El yemen&ia...

Prev Next

Galería Jabal Bin Ghanima


 Hacía mucho tiempo que deseaba visitar el área del Jabal Bin Ghanima por varias razones, para mi importantes. 

Tenía la esperanza que fuera tan bonito como el Jabal Akakos, por un lado y por el otro esperaba que fuera una ruta más bonita para llegar a Wau an Namús. 
La zona de volcanes de Wau an namús se encuentra al sur del Sahara libio, muy cerca de Chad, es un paraje espectacular y único que vale la pena visitar pero hay que recorrer unos dos días en coche por una zona llana sin encanto alguno y sin nada absolutamente que ver. Por esto pensé que si pudiéramos cruzar desde el Mar de Dunas de Murzuq atravesar el jabal bin Ghanima hasta Wau al kevir y llegar a Wau an Namús. Entonces podría ser una excursión muy interesante. 

El Jabal bin Ghanima y Dor al Gussa limita con el wadi Ekma y el borde oriental del gran mar de dunas de Murzuq. Es un altiplano muy accidentado y extremadamente árido, a continuación está el mazizo de Gussa, al nor-este. 

La prehistoria está muy presente en el Jabal y sobre todo en Dor al Gussa. Los occidentales dicen que fue descubierto en 1967 por el profesor Helmut Zeiegert pero quieren decir que este hombre fotografió y presentó las fotos ante la UNESCO u otras organizaciones. Me consta que las gentes de los pueblos cercanos conocían desde siempre estos lugares y estas pinturas. me consta porque los ancianos me las mostraron. 

Es muy difícil penetrar en vehículo porque exige conocer los caminos e ir muy bien equipados porque cualquier problema puede ser nefasto. 

Los traficantes de personas utilizan esta vía para introducir gente desde el sur de Libia ilegalmente, y en ocasiones simplemente las abandonan y mueren sin poder alcanzar su objetivo y sin poder encontrar agua. Sin embargo la jamamhiriyah Libia tenía algunas personas de los pueblecitos del entorno como Terbu que se dedicaban a buscar posibles personas en apuros. 

Mohamed de Terbu nos contó muchas historias reales que le ocurrieron a él a lo largo de toda su vida recorriendo el jabal cada día. Tras jubilarse continuó haciendo el recorrido esperando ayudar o salvar la vida de personas en apuros, cuando fue muy anciano llevaba a uno de sus hijos para que le condujera su pic up. 

Cuando Mohamed murió escribí: 

Un recuerdo a Mohamed Kalifa

Hace algunos años conocí a este hombre sencillo, con una sabiduría natural, con el corazón limpio, hospitalario, gran conocedor del desierto y muy especialmente del área de Jabal Bin Ghanima.
Es un verdadero hombre del desierto que ama lo que tiene y no ha entrado en esta vorágine del consumismo. Estaba muy interesado por la vida y nos mostró una mente muy abierta a pesar de vivir en un lugar tan apartado de las grandes ciudades, universidades y lugares avanzados, como diríamos desde occidente.
No ha entrado porque no ha querido y no porque no haya podido.

Caminaba recto, con orgullo, con una gran tranquilidad que inspiraba paz interior.

Este hombre ha muerto hace unos días y ha muerto de tristeza porque le han asesinado a uno de sus nueve hijos. Cuando le dieron la noticia duró una hora aproximadamente hasta que su corazón dejó de latir. Muy posiblemente fue debido a un infarto masivo, sin embargo en el lenguaje de los sentimientos nadie puede negar que Mohamed murió de pena.

Era un hombre que siempre defendió la vida y salvó muchas vidas por su trabajo y también por su gran corazón, porque una vez jubilado seguía colaborando en la salvación de vidas.

Mohamed pertenecía a la tribu Awlat Swleiman y  vivía en un pequeño pueblecito en el área de Murzuq llamado Terbu ,  su trabajo consistía en recorrer el Jabal Bin Ghanima para ayudar a las personas que pudieran tener problemas.
El jabal bin Ghanima es una de las áreas más áridas de Libia y del mundo, donde no se puede encontrar agua ni pozos, por lo que es imprescindible adentrarse en este lugar muy bien preparado.

Esta zona es la que utilizan los traficantes de la  tribu Tbawe (Tbu) para entrar gente ilegalmente  desde Chad hasta Murzuq (Libia), sin embargo las condiciones muchas veces son muy malas y terminan abandonando a los inmigrantes que han pagado todo cuanto tienen para lograr su sueño y terminan muriendo de hambre y sed sin lograr su objetivo.

Mis amigos libios me habían explicado que  es la única zona de Libia que puede ser peligrosa por la tribu Tbawe y por los traficantes que intentan atravesar el Sahara utilizando la zona más inhóspita de Libia.

A pesar de haber escuchado en multitud de ocasiones estos comentarios sobre el supuesto peligro de esta área de Libia, se me hacía difícil creer que en Libia podía haber alguna área peligrosa ya que jamás me encontré en ningún lugar donde me hubiera sentido ni mínimamente en peligro.
Con el tiempo fui deseando más y más conocer esta área y me fui creando una idea de lo que podría ser hasta que llegue a pensar que podría ser aún mejor que el Jabal Akakos.
Mi ilusión y ganas de conocerlo crecieron más y más cuando supe que había también vestigios del hombre en el jabal (montes) y aún no habían sido ni clasificados porque solo eran conocidos por unos pocos libios.

Me fui montando mi propio sueño de poder ir desde el mar de dunas de Murzuq al antíguo volcán de Wau an Namús directamente atravesando el Jabal Bin Ghanima. Hable con Osama y después de insistir mucho, logré que contactara con alguien que conocía a Mohamed Khalifa que podría ser nuestro guía y protector. Nos enteramos que la tribu de los Tbawe tenía un gran respeto por Mohamed y jamás le harían nada ni a él ni a las personas que fueran con él.

Seguimos los trámites burocráticos necesarios en Libia para adentrarse en un área tan inhóspita porque es necesario avisar de la fecha que sales y la de regreso para que puedan salir en nuestra busca en caso de que no volviéramos por algún problema.

Mohamed Khalifa estuvo encantado de acompañarnos y mostrarnos algunas zonas del Jabal, algunos grabados prehistóricos, wadis, valles, contarnos historias que vivió en la zona, su antíguo trabajo y sobre todo su compañía.

La expedición se fue haciendo más numerosa a medida que avanzaban los trámites burocráticos. El primo de Osama que había contactado en Murzuq con las oficinas del gobierno y con Mohamed nos pidió para acompañarnos, el empleado de la oficina que tramitó el permiso también nos pidió para venir con nosotros, un amigo de Osama que se llama Walid dijo que jamás se podría perder esta expedición y por último nos acompañó Alí, un joven que tenía una empresa turística con su familia y nos pidió para poder ver si encontraba lugares bonitos para mostrar a los turistas. Si nos hubiéramos demorado unos días más en hacer el viaje, seguro que nos hubiera acompañado más gente.

Osama Abubakr Nwir
Mohamed Ahmed Alhalil
Alí Naluti
Walid Abdulla
Hussein Alviki (de la tribu de Osama que hizo de intermediario)
Jamal Alsherif ( empleado del gobierno)
Mohamed Khalifa
Alí Mohamed Khalifa (hijo del guía Mohamed)

Vino en un pic up conducido por su hijo Alí y con un gran depósito de agua que miramos con sorpresa al verle y sin embargo al final del viaje nos fue muy útil a todos.

Todo el grupo le respeta muchísimo y escucha todo cuanto dice, como es normal en Libia donde el respeto a los ancianos es parte de las normas básicas de convivencia social, además este hombre se ganó un respeto mayor por su trayectoria de vida.

Quisimos pagarle y no aceptó, incluso se consideró nuestro anfitrión y al regresar a Terbu nos agasajó matando un corderito y asándolo para nosotros.

Antes de adentrarnos en el Jabal, Mohamed nos guió a un área del desierto donde se veían algunas palmeras. Nos detuvimos y nos explicó que aquél lugar había sido uno de los oasis más importante de Libia donde se detenían las caravanas transaharianas entre Chad, Níger y los países del entorno, al otro lado del Mediterráneo. El pozo de agua estaba tapado por la arena desde hacía ya unos diez años, Nos explica su importancia unos 500 años atrás. Era el Oasis de Barrani.
Visitamos el wadi Laruebia con multitud de grabados en las rocas y dormimos en el wadi Ruedia.

Es un área tan seca que las rocas se están rompiendo y los grabados van desapareciendo, la erosión es muy palpable

Nos contó que las familias que atraviesan el Jabal guiados por traficantes de la tribu Tbu, salen en condiciones muy precarias y con pocos alimentos y agua y en ocasiones el traficante les abandona dejándoles en una situación que es imposible sobrevivir. Mohamed sale a recorrer el jabal cargado con mucha agua y alimentos y cuenta que cuando encuentra ropas o zapatos por el suelo significa que hay personas que están sufriendo porque empiezan a desprenderse de todo lo que llevan incluidas sus ropas.

Mohamed va siguiendo el rastro hasta que les encuentra, en ocasiones muertos o agonizando o en condiciones muy precarias. Nos explicaba que su meta es salvarles y siente una gran tristeza cuando no llega a tiempo a salvar una persona que en ocasiones es un niño o una mujer. Cuando encuentra a alguien agonizando de sed deben ir con mucho cuidado porque no pueden dejarles beber mucho de golpe a pesar de que se vuelven como locos por la necesidad de beber.

Hace mucho tiempo que Mohamed está jubilado pero ha seguido haciendo su trabajo e incluso una vez que desapareció un convoy de geólogos europeos formado por un grupo grande de coches, que venían de Wau an Namus  atravesando el Jabal bin Ghanima .
Habían ido a estudiar las aguas de los cinco lagos alrededor del volcán extinguido de Wau an Namus. Cuando la expedición regresaba  se desató una gran tormenta de arena que les hizo perder toda la visibilidad a muy poca distancia. Uno de los cuatro por cuatro se perdió. 
El gobierno envió helicópteros y expediciones para buscarles, pero pasaban los días y no lograban encontrar su rastro hasta que Mohamed Khalifa se enteró y por su cuenta entró en el Jabal para buscarles. Encontró algunas pisadas humanas, siguió buscando hasta que encontró el coche sin gasolina y vacío. Volvieron al lugar donde empezaban las pisadas y vieron que los pasajeros del coche se habían dividido. Una de las personas siguió un camino y las cinco restantes habían seguido otro.
En primer lugar siguió las pisadas del grupo de cinco personas y les encontró ya a punto de morir. Les tiraron agua desde lejos para que el cuerpo empezara a absorber, luego les tiraron agua con leche, luego poco a poco se fueron acercando para ayudarles. En seguida Mohamed llamó para pedir ayuda a la expedición del gobierno que también les buscaban.
En cuanto llegó la ayuda Mohamed salió rápidamente en busca de las pisadas de la otra persona. La encontraron ya sin vida, pero aún caliente. Había muerto hacía muy poco tiempo.

Escucharle describir la búsqueda, los pasos que seguía para lograr encontrar a las personas, sus sentimientos, etc. Es algo tan especial y enriquecedor.

Mohamed no ganaba nada con su trabajo, nadie le compensaba, no salía en los periódicos y sin embargo Mohamed era un hombre feliz.

Autor: Leonor Massanet

 

 

SECCIONES

INFORMACIÓN DE INTERÉS

  • Capital: Trípoli
  • Código del país   +218
  • Lengua oficial   árabe
  • Moneda: Dinar libio (LYD) 
  • 1LYD = 0,67 € (NOV 2015)
  • Hora: Greenwich+2
  • Área: 1.775.500 Km2

NOSOTROS

SOCIAL

Subscripción Boletín